Abogado de lesiones por huesos rotos

Un abogado en Los Ángeles especialista en lesiones por huesos rotos puede ayudarte

El cuerpo humano es una máquina increíblemente delicada. La colocación incorrecta, la presión incorrecta y las lesiones catastróficas pueden resultar. Una de las lesiones más comunes y dolorosas es la de los huesos rotos. Ya sea que se trate de una fractura, una rotura completa o incluso una fractura tan grave que protruye a través de la piel, las ramificaciones de esto pueden ser graves. En Pacific Attorney Group, reconocemos lo desafiante que puede ser este proceso; puede confiar en que estamos profundamente comprometidos en brindar a nuestros clientes la asistencia de alta calidad que realmente se merecen. Nuestro abogado de lesiones por huesos rotos en Los Ángeles luchará para ayudarte a obtener la justa compensación que mereces.

Lesiones por huesos rotos en accidentes de automóvil

Las fracturas óseas son una lesión común en accidentes de vehículos motorizados. La fuerza del impacto puede causar que los huesos se rompan, ya sea directa o indirectamente. Las fracturas por impacto directo ocurren cuando el hueso es golpeado por otro objeto, como el volante o el tablero. Las fracturas por impacto indirecto ocurren cuando la fuerza del impacto hace que el hueso se doble o tuerza, lo que puede llevar a una fractura.

Los Angeles Broken Bones Lawyer
Los Angeles Broken Bones Lawyer

Abogado de lesiones por huesos rotos en Los Ángeles

Los huesos más comunes en fracturarse al sufrir un accidente automovilístico son:

  • Clavícula (hueso de la clavícula)
  • Costillas
  • Pelvis
  • Cadera
  • Huesos de las piernas (fémur, tibia, peroné)
  • Huesos del brazo (húmero, radio, cúbito)
  • Huesos de la muñeca (huesos carpianos)
  • Huesos de la mano (metacarpianos, falanges)

La gravedad de una fractura ósea puede variar según el tipo de fractura, la cantidad de fuerza involucrada y la ubicación de la fractura. Algunas fracturas óseas, como las fracturas por estrés, pueden requerir solo un yeso o una férula. Otras fracturas óseas, como las fracturas compuestas, pueden requerir cirugía.

Además de las fracturas óseas, los accidentes de vehículos motorizados también pueden causar otras lesiones, como lesiones en la cabeza, lesiones en la médula espinal y hemorragias internas. Si has resultado herido en un accidente de vehículo motorizado, es importante buscar atención médica de inmediato.

¿Cuáles son los tipos más comunes de fracturas óseas?

Las fracturas se pueden clasificar en varios tipos diferentes según sus características. Aquí hay algunos tipos comunes de fracturas:

  1. Fractura cerrada: También conocida como fractura simple, este tipo de fractura ocurre cuando el hueso se rompe pero no penetra la piel.
  2. Fractura abierta: También llamada fractura compuesta, una fractura abierta ocurre cuando el hueso roto sobresale a través de la piel o hay una herida que expone el sitio de la fractura. Este tipo de fractura conlleva un mayor riesgo de infección.
  3. Fractura en tallo: Este tipo de fractura se ve comúnmente en niños, donde el hueso se dobla y se rompe parcialmente, pareciendo una rama verde que ha sido parcialmente doblada. El hueso puede no estar completamente separado.
  4. Fractura transversal: Una fractura transversal se caracteriza por una línea de fractura horizontal que atraviesa el eje del hueso, perpendicular al eje largo del hueso.
  5. Fractura oblicua: Una fractura oblicua ocurre cuando la línea de fractura es diagonal o inclinada a través del eje del hueso. Normalmente resulta de una fuerza rotacional o angular aplicada al hueso.
  6. Fractura espiral: Una fractura espiral se caracteriza por una línea de fractura que gira alrededor del eje del hueso. A menudo ocurre debido a fuerzas de torsión o torsión aplicadas al hueso.
  7. Fractura conminuta: En una fractura conminuta, el hueso se rompe en múltiples fragmentos, lo que resulta en tres o más piezas separadas. Este tipo de fractura puede ser causada por un trauma de alta energía o una fuerza significativa.
  8. Fractura por compresión: Las fracturas por compresión ocurren comúnmente en la columna vertebral, especialmente en las vértebras. Involucran el colapso o la compresión del hueso, a menudo debido a condiciones como la osteoporosis o lesiones traumáticas.
  9. Fractura por estrés: Las fracturas por estrés son grietas pequeñas que resultan del estrés repetitivo o el uso excesivo de un hueso. Se ven con frecuencia en atletas o personas involucradas en actividades que implican impacto repetitivo, como correr o saltar.
  10. Fractura por avulsión: Las fracturas por avulsión ocurren cuando un pequeño fragmento de hueso se separa del hueso principal debido a la contracción violenta de un tendón o ligamento conectado a él. Esto generalmente ocurre durante movimientos bruscos y enérgicos.
  11. Fractura patológica: Una fractura patológica ocurre cuando un hueso se rompe como resultado de una enfermedad o afección subyacente que debilita el hueso, como el cáncer de hueso o la osteoporosis.

Estos son solo algunos de los tipos comunes de fracturas, y puede haber variaciones o combinaciones de estos tipos. El diagnóstico y el tratamiento adecuados de las fracturas son esenciales, ya que el enfoque de tratamiento puede variar según el tipo, la ubicación y la gravedad de la fractura.

Huesos rotos: Tratamientos comunes

Según el tiempo que se extienda la lesión, hay varios métodos diferentes que se pueden utilizar para el tratamiento. Uno de los pasos más comunes en el tratamiento es el manejo del dolor. Por lo general, para un hueso roto, la administración de ibuprofeno puede ser suficiente para ayudar a controlar el dolor, sin embargo, si el hueso está particularmente dañado (por ejemplo, una cadera rota), es posible que se necesite un medicamento más fuerte.

La inmovilización es a menudo la forma más común de tratar un hueso roto. Por lo general, esto es suficiente para permitir que el cuerpo se cure por sí solo. Hay varias formas diferentes en que la inmovilización puede ocurrir, que incluyen, pero no se limitan a, las siguientes:

  • Escayola de yeso y fibra de vidrio;
  • Férulas; y
  • Clavos y tornillos quirúrgicos

A veces, el hueso está roto más allá de la capacidad de la inmovilización simple como método de tratamiento útil. En estas situaciones, se puede utilizar la cirugía. Sin embargo, un hueso roto es bastante incómodo, doloroso y a menudo muy costoso.

Por esta razón, te sugerimos  consultar con un abogado de lesiones por huesos rotos en Los Ángeles de nuestra firma lo antes posible. Ya sea que la lesión se haya producido en un accidente de automóvil, una caída o otro accidente evitable, te sentirás seguro sabiendo que estaremos allí en cada paso del camino para ayudarte a obtener la justa compensación que te mereces.

Dispositivos utilizados para el tratamiento de lesiones por huesos rotos

El uso de varios dispositivos para el tratamiento de huesos rotos depende del tipo, la ubicación y la gravedad de la fractura. A continuación, se presenta un desglose de sus aplicaciones:

  1. Placas: Las placas se utilizan en intervenciones quirúrgicas para fracturas. Son implantes metálicos hechos de acero inoxidable o titanio que se fijan al hueso con tornillos. Las placas proporcionan estabilidad y soporte al hueso fracturado, permitiendo un alineamiento adecuado y una curación adecuada. Se utilizan comúnmente en procedimientos de reducción abierta y fijación interna (RAFI).
  2. Tracción: La tracción es una técnica utilizada para alinear e inmovilizar huesos fracturados. Implica aplicar una fuerza de tracción al miembro afectado, contrarrestando las fuerzas musculares y manteniendo un alineamiento adecuado. La tracción se puede aplicar externamente (usando cuerdas, poleas y pesas fuera del cuerpo) o internamente (usando clavos o tornillos insertados en el hueso). Ayuda a reducir el dolor, estabilizar la fractura y prevenir más daños.
  3. Yesos: Los yesos se utilizan comúnmente para la inmovilización y el soporte de fracturas. Están hechos de yeso o fibra de vidrio y se adaptan a la zona específica del cuerpo afectada por la fractura. Los yesos envuelven la extremidad lesionada, proporcionando estabilidad, protegiendo el hueso fracturado y permitiendo una curación adecuada. Se utilizan con frecuencia para fracturas que no requieren cirugía o como inmovilización después de la cirugía.
  4. Varillas de metal (clavos intramedulares): Las varillas de metal, también conocidas como clavos intramedulares, se utilizan con frecuencia para fracturas de huesos largos como el fémur o la tibia. La varilla se inserta en el canal medular del hueso y se fija en su lugar con tornillos o mecanismos de bloqueo. Las varillas de metal proporcionan estabilidad y soporte al hueso fracturado, permitiendo una carga de peso temprana y promoviendo una curación adecuada.
  5. Férulas: Las férulas se utilizan para inmovilizar y estabilizar huesos fracturados o articulaciones lesionadas. A menudo se aplican como medida temporal hasta que se pueda proporcionar una evaluación médica y un tratamiento adecuado. Las férulas ayudan a evitar movimientos adicionales, reducir el dolor y minimizar el riesgo de lesiones adicionales. Son personalizables y se pueden moldear o ajustar para adaptarse a la forma específica de la extremidad lesionada.
  6. Férulas: Las férulas se utilizan comúnmente para la inmovilización y el soporte de fracturas, esguinces o lesiones articulares. Por lo general, están hechas de materiales rígidos o semirrígidos y proporcionan soporte externo a la zona afectada. Las férulas se pueden usar en combinación con otros métodos de tratamiento, como yesos o férulas, para brindar estabilidad adicional y ayudar en el proceso de curación.

Es importante tener en cuenta que los dispositivos específicos utilizados para las lesiones por huesos rotos dependerán de factores como el tipo y la ubicación de la fractura, la gravedad de la lesión y la salud general del individuo. La elección del tratamiento y el uso de estos dispositivos serán determinados por un profesional de la salud en función de una evaluación exhaustiva de la fractura y las necesidades específicas del paciente.

Medidas de seguridad para prevenir accidentes de vehículos en Los Ángeles

Los accidentes a menudo pueden resultar en huesos rotos, y si has sufrido una fractura ósea debido a un accidente causado por la negligencia o culpa de otra persona, es posible que tengas derecho a una compensación por tus lesiones. Aquí hay algunos consejos para prevenir huesos rotos en un accidente de vehículo:

  • Usa el cinturón de seguridad: Los cinturones de seguridad ayudan a evitar que salgas despedido del vehículo en caso de un choque, lo que puede reducir tu riesgo de sufrir un hueso roto.
  • Utiliza un asiento de automóvil o un elevador para niños: Los niños tienen más probabilidades de sufrir huesos rotos en un accidente automovilístico que los adultos.
  • Obedece los límites de velocidad: El exceso de velocidad aumenta tu riesgo de verse involucrado en un accidente automovilístico y también aumenta la gravedad de tus lesiones si te ves involucrado en un choque.
  • No bebas y conduzcas: El alcohol afecta tu juicio y coordinación, lo que puede aumentar tu riesgo de verse involucrado en un accidente automovilístico.
  • Estate atento a tu entorno: Presta atención a los demás conductores en la carretera y estate preparado para reaccionar a situaciones inesperadas.

Discute tu caso con abogados de lesiones por huesos rotos en Los Ángeles

Los abogados de lesiones por huesos rotos en Los Ángeles evaluarán cuidadosamente los detalles específicos de tu caso y determinarán qué tipos de pruebas son las más relevantes y persuasivas. Trabajarán para reunir y presentar estas pruebas de manera efectiva para construir un sólido caso en apoyo de tu reclamo de compensación.

La consulta inicial es gratuita. Llámanos o envíanos un correo electrónico para programar una consulta gratuita. Puedes comunicarte con nosotros las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Nuestros abogados viajarán a donde sea más conveniente para ti para reunirse y hablar sobre tu caso.